INSPIRACIÓN

En cada paseo, en el jardín, en el campo... la inspiración de la Naturaleza es la esencia de la creación. Cada flor, cada árbol, cada planta es un mundo en su silencio. La recolección, la limpieza y el tratamiento posterior son tan placenteros como los mismos paseos.


Siempre hay flores para aquellos que desean verlas. (Henri Matisse)


La naturaleza se complace con la simplicidad. (Isaac Newton)


El encanto de una flor está en sus contradicciones – tan delicado en la forma pero fuerte en el perfume, tan pequeño en tamaño pero grande en belleza, tan breve en la vida pero con un efecto tan largo. (Terri Guillemets)


El perfume, como la seda, el vino y las flores, es uno de los lujos necesarios de la vida. Su aroma es como un buen vino, que necesita oxigenarse antes de alcanzar el punto de perfección. Sofía Loren


Como no hay un origen cierto, algunos historiadores coinciden en atribuir al pueblo japonés el invento del abanico plegable. Según una leyenda japonesa, un artesano observando cómo eran las alas de un murciélago vio que se plegaban cuando dejaba de volar. Imitó la forma de plegar sus alas aplicando esta técnica a los abanicos. Por aquel entonces, rígidos, tipo pai-pai.


El campo de olivos se abre y se cierra como un abanico. Sobre el olivar hay un cielo hundido y una lluvia oscura de luceros fríos. Tiembla junco y penumbra a la orilla del río. Se riza el aire gris. Los olivos, están cargados de gritos. Una bandada de pájaros cautivos, que mueven sus larguísimas colas en lo sombrío. Federico García Lorca


Yo había matado la quinta luna y bebían agua por las fuentes los abanicos y los aplausos. Federico García Lorca

CALIFICACIÓN DE ARTESANÍA VALENCIANA N.6350